miércoles, 17 de diciembre de 2014

12 Pasos para salir de la Depresión



La depresión genera limitaciones en cada área de nuestra vida por lo que debe ser una prioridad para todos salir de ahí. Nos entrenamos a nosotros mismos para permanecer en esas emociones destructivas; de manera agresiva defendemos nuestra depresión o cualquier otra emoción destructiva cuando alguien trata de ayudarnos y nos esforzamos para dar una impresión que corresponda al estado de depresión en lugar de mostrar quienes somos realmente. Somos selectivos en cuanto a lo que ponemos frente a nosotros, seleccionamos lo que nos recuerda lo mal que estamos y entonces nos mantenemos ahí la mayor parte del tiempo (la buena noticia es que la misma manera podemos seleccionar lo que nos llena de energía, nos hace sentir fuertes, felices y plenos). Limitamos nuestras opciones de manera voluntaria sin siquiera cuestionarlas. Sin embargo, sabemos (sin dudas) que NO somos depresión. Tú NO eres depresión, simplemente no lo eres.
Cuando nos encontramos dando tumbos entre la depresión y la agresividad, lo que necesitamos es dejar de sufrir y normalmente, para salir de ahí, optamos por alguna de estas dos opciones:
A)   Hacemos algo que nos saca temporalmente de esa dinámica (evadir comer, beber, tomar antidepresivos, usar drogas, ejercicio, adrenalina) sin solucionar realmente el origen del problema - solo nos da un descanso -.
B)    Elegimos llevar nuestra vida a un nivel extraordinario, comprometiéndonos al desafío que representa, entendiendo lo que realmente está pasando y tomando una decisión poderosa.

Usa estos pasos para iniciar la transformación (no solo un cambio temporal):

1.    Las personas tendemos a generalizar nuestros estados emocionales. Es fácil decir "estoy deprimido" en lugar de distinguir que estamos sintiendo una mezcla de enojo, dolor, tristeza y duelo. Si separamos cada emoción es más fácil lidiar con ellas y resolverlas.

2.    Una vez que identificamos cada emoción, necesitamos preguntarnos qué es lo que estamos haciendo respecto a esas emociones que estamos sintiendo… La manera de manejarlas eficientemente es distinguirlas, tomar acción y darles un significado diferente que nos ayude a avanzar.

3.    Entiende tu mundo (tus patrones del cuerpo –como agachas la cabeza, te encojes de hombros, te escurres en la silla…-, enfoque –en que tienes puestas tu energía y atención- y lenguaje que estás usando para crear la experiencia de tu depresión o emociones destructivas) y reconoce que estás defendiendo a capa y espada tu derecho a sentirte así. La honestidad puede cambiar lo que sea.

4.    Rompe los patrones usando el buen humor, los retos y un lenguaje distinto, rompe tus paradigmas. Querer controlar la depresión es casi imposible, pero lo que sí está en nuestras manos controlar es: nuestro cuerpo, sus movimientos y posturas, los temas en los que nos enfocamos y el lenguaje que usamos. No se trata de usar "pensamientos positivos". Se trata de comprender lo que estamos haciendo para tener (y conservar) las emociones  destructivas que estamos sintiendo, de entender lo que nos repetimos una y otra vez a nosotros mismos para sentirnos deprimidos, identificar hasta el tono de voz que estamos usando para atacarnos, sabotearnos y repetirnos las razones que tenemos para sentirnos así y entonces hacer modificaciones y tomar pequeñas acciones para alcanzar plenitud y felicidad en todas nuestras relaciones.

5.    Fortalécete: encuentra lo que realmente deseas, lo que anhelas, define qué quieres tener y quien quieres ser y dónde quieres estar para que te comprometas completamente a la transformación que buscas.

6.    Redefine tu problema: identifica las emociones que al mezclarse parecieran una depresión a largo plazo y que de manera separada tienen solución a corto plazo. Sin un problema tan grande como la depresión en tu camino, la transformación es alcanzable.

7.    Ábrete a las posibilidades. Igual que el enojo, la tristeza y el dolor están a tu alcance, también lo están la alegría, el impulso y la felicidad. Al modificar lo que nos repetimos constantemente para deprimirnos, movernos de un estado emocional a otro toma un segundo... es cuestión de ELECCIÓN. Elige enfocarte en experiencias o eventos que te hagan sentir éxtasis (cosas que te saquen una sonrisa de oreja a oreja). Lleva toda tu atención a ese momento, respira como respirabas en ese momento, piensa lo que pensabas ahí, escucha lo que escuchabas ahí, ve lo que estabas viendo. Siente realmente lo que sentías ahí (no me digas que ya sabes lo que sentías, pero no logras sentirlo de nuevo…. Solo SIÉNTELO).

8.    Condiciónate a nuevos comportamientos. De la misma manera en que te has condicionado a vivir en depresión, puedes condicionarte a elegir de manera consciente una vida mejor.

9.    Relaciona esta transformación con metas extraordinarias, lleva tus aspiraciones a otro nivel. Elige dejar de hacerte esto a ti mismo y a los que te rodean, elige dejar de ser depresión y empezar a ser tú mismo. Elige crecer, ser más, llegar a mucho más.

10.  Deshaste de tus miedos: deja de creer que si fallas en algo no serás suficiente o no serás amado, ya que precisamente estos miedos son los que provocan que fallemos al tomar acción en nuestras vidas.

11.  Deja de hablar de tu depresión con personas que viven algo similar. Reforzar las emociones destructivas y conectarse con otras personas que le echan más leña al fuego solamente genera algo en común entre el grupo: sentirse miserables, en grupo, pero miserables.

12.  Identifica las necesidades que estabas cubriendo cada vez que te deprimías (amor, atención, apapachos, empatía, conexión con otros, importarles a otros, no tomar decisiones, responsabilizar a otros por lo que sale mal, reconocimiento….). Acepta que con la depresión, esas necesidades solo se cubren temporalmente, pero te seguirán llevando al enojo, a la agresión y a la frustración (que son otra manera de sufrir), de ninguna manera te llevarán a resultados duraderos ni a una plenitud a largo plazo

Todos enfrentamos problemas a diario, pregúntate:

¿Cuál es el costo que estoy pagando y que están pagando los que me rodean por esta depresión?
¿Conservar y mantenerme en la depresión me ayuda a avanzar?
¿La depresión me ayuda y ayuda a otros a ganar realmente o nos está quitando?
¿Estas emociones son constructivas o destructivas?
¿Si esta depresión despareciera,  qué estaría (yo) en posibilidad de hacer, ganar y conseguir?
¿Qué estoy dispuesto a hacer para salir de esta depresión? -Haz un plan de acción-.
Si me veo cometiendo los mismos errores que me llevan a la depresión, ¿qué puedo hacer para interrumpir ese desvío y seguir apegado a mi plan de acción?
¿Qué puedo hacer con mi cuerpo, mi enfoque y mi lenguaje?

La depresión es un problema conocido y “seguro” que evita que atendamos los problemas reales en nuestra vida. Eres capaz de ponerle un alto a tu depresión y establecer estándares emocionales mucho más elevados en tu vida.


Tu depresión no tiene nada que ver con tu pasado, sino con dónde quieres estar sin perder tu esencia para conseguirlo. La verdadera felicidad llega cuando te conectas con quien eres y eso no es compatible con ningún mecanismo de defensa, así que deja de resistirte a recibir ayuda y a hacer algo por ti.

Si estás interesado en tomar terapia presencial en la Ciudad de Puebla o a distancia vía Skype, escríbeme a terapia@amparobandera.com


No hay comentarios:

Publicar un comentario