miércoles, 24 de abril de 2019

¿Por qué un(a) narcisista regresa cuando estás fuerte de nuevo?


¿Volverá a buscarte un narcisista si eres fuerte otra vez? Si es así, ¿por qué vuelve?


Aquí las respuestas:

1.      No soporta ser ignorado y rechazado:
Cuando vuelves a la normalidad y te mantienes fuerte, el narcisista recibe la señal clara de que no estás afectado(a) de ninguna manera por su ausencia, siente que su presencia no te importa, esto crea un dolor severo en su corazón y su ego le obliga a volver a ti.

2.      Él / ella comienza a asumir que eres una persona muy valiosa:
¿Qué piensas si ves que una persona se fortalece pocos días después de la ruptura? Si el narcisista te vuelve a ver bien en todos los sentidos, sentirá que eres fuerte y capaz y por lo tanto te asumirá inconscientemente como una persona de gran valor. Incluso podría pensar que vales mucho más de lo que él / ella pensó anteriormente. La diferencia entre el narcisista y la gente normal es que un narcisista le da una gran importancia a las cosas y personas de alto valor, por lo tanto volverá a ti para no perderse de tu valía.

3.      No soporta que tengas ventaja en la relación:
En una relación, quien se ve y está mejor, es quien está menos afectado. Estudios demuestran que los narcisistas a menudo creen que tienen ventaja en todas sus relaciones y si te ve fuerte otra vez, se sorprenderá totalmente y sentirá confusión y desventaja originándose un conflicto en su interior.

4.      El Narcisista no soporta perder la fuente que alimenta su ego:
Una persona narcisista espera que después de la ruptura todavía pienses en él/ella. Cree que debes sentirte completamente devastado(a), extrañarle desesperadamente, intentar contactarle, disculparte, llorar y hacer lo imposible por recuperar la relación. Al principio de la ruptura, si te sientes mal, el narcisista se sentirá grande y superior, pero si al pasar el tiempo te recuperas y te fortaleces ya no tendrá ese suministro narcisista esperado. Esto es lo que hace que pierda la cabeza y finalmente te busque.  



5.      Miedo al reemplazo:
Al sentirse reemplazado, el narcisista se siente atacado. Sí, el narcisista teme constantemente que en cuanto te fortalezcas, inicies una nueva relación y alguien más ocupe su lugar; para evitarlo de vez en cuando se mantiene en contacto y si le llegas a reemplazar, volverá con todo tipo de manipulaciones para que termines esa relación y vuelvas con él/ella.

6.      Superar el reto de recuperarte:
Si cuando te recuperas y vuelves a ser fuerte, los amigos en común, sus familiares y compañeros hablan sobre ti y lo bien que estás con el narcisista, esto representa una presión para él/ella, le hace enojarse y necesitar probar que a pesar de estar bien, todavía le amas y con solo pedírtelo caerás de nuevo a sus pies.


Recuerda que una persona narcisista no está pensando en ti, solo en él/ella, si vuelve es para satisfacer su ego, no porque realmente quiera compartir una vida contigo. No caigas en su trampa, aléjate y mantente firme en tu decisión de no volver. Nada cambiará.

Si necesitas acompañamiento y apoyo en este proceso, llámame 2225678089.







lunes, 22 de abril de 2019

Como es terminar una relación con un narcisista



Si le preguntaras a un narcisista quién es la persona más importante del mundo, su respuesta sería él mismo. Un narcisista es una persona, hombre o mujer que siente una autoestima excesiva y solo siente amor por sí mismo. Piensa que se lo merece todo, es desconsiderado, agresivo, no es leal ni piensa en nadie más, no siente empatía, tiene actitudes pasivo-agresivas y es impredecible en las relaciones de pareja: nunca se sabe cuándo te va a cuidar, a desear, a despreciar, a ignorarte, a amarte o te va a abandonar.
Obviamente, una relación con una persona así es mucho más difícil que con cualquier otra pareja normal, además de lo mencionado anteriormente, su falta de compasión y ausencia de deseo genuino de ser fiel a sus promesas, complican todo.



La manipulación es la técnica que los narcisistas usan para obtener lo que quieren de las personas. La mayor manipulación que realizan es cuando la relación está a punto de terminar, el narcisista lava el cerebro de su pareja para hacerle creer que es la culpable del fracaso en la relación, que exagera, que hace drama por todo o es demasiado sensible. Terminar una relación con un narcisista es increíblemente difícil, porque generalmente se le dificulta considerar la posibilidad de abandonar la relación y por ende, su fuente de narcisismo. El narcisista también puede hacer que sea difícil para ti lograr salir de la relación porque quiere tener el control y solamente ser él o ella quien tome la decisión de terminar. Mientras para ti sea importante salvar y mantener la relación, el narcisista tendrá libertad para manipularte y dominar tus decisiones. .
Los hombres que viven con una mujer narcisista tienen una mayor probabilidad de lograr abandonar la relación, probablemente debido a la carga adicional de responsabilidad de cuidado y necesidad de salvar al otro que las mujeres aprenden y sienten culturalmente, mientras que los hombres socialmente son más libres de abandonar sus responsabilidades.
Cuando la pareja de un narcisista se llega a ir, se le dificulta seguir adelante con su decisión debido a los sentimientos de culpa o compasión por el narcisista. Y si es el/la narcisista quien no quiere que te vayas, seguirá presionándote para que cambies de opinión, a menudo haciendo las mismas promesas (no cumplidas una y otra vez) de cambiar.

¿Los narcisistas se van?
A veces, algún evento puede hacer que el narcisista quiera irse de forma repentina, hablamos de eventos que alteran la vida de cualquiera de los miembros de la pareja,  por ejemplo: una enfermedad o discapacidad, un embarazo, el envejecimiento, la pérdida o una promoción en el trabajo… algo que altere el equilibrio de la relación y el narcisista no pueda o no quiera participar en esa vida distinta a la que él o ella había planeado. Esto sucede sobre todo, si el evento requiere que el narcisista sea más responsable, se comprometa o se involucre emocionalmente. Lo más triste, es que cuando un narcisista termina una relación, lo hace de forma súbita y muy incómoda, incluso sin ningún motivo aparente, su rechazo puede abarcar desde bloquearte en redes sociales, hasta ignorarte por completo para siempre sin darte ninguna oportunidad de dar un cierre sano a la relación.
Como mencioné anteriormente, los narcisistas no sienten empatía y esto puede llevar a una serie de abusos serios cuando ya está planeando terminar la relación. Así que si tu narcisista abusa constantemente de ti, de tu tiempo, de tus habilidades y de tus recursos hasta llevarte al límite, prepárate porque pronto va a pedirte que terminen o terminará la relación de forma unilateral.  

Independientemente de quién haga el primer movimiento para irse, esto es lo que puedes esperar al final de una relación con un narcisista:

1.      Una vez que se completa el exceso de afecto en la relación, es decir, se termina la etapa de emoción y del amor, el narcisista comienza a perder el interés. Gradualmente, la relación ya no satisface su ego y ya no tiene más que obtener de ella. Ahí es cuando el narcisista empieza a devaluarte. Esto comienza como una forma “divertida”, que a medida que pasan los días se convierte en un maltrato muy serio, constante y en muchos aspectos. Como el narcisista no está obteniendo de ti ni de la relación lo esperado, sus pensamientos de terminar la relación se echan a andar y empieza a acabar con la relación lentamente.
Cuando un narcisista decide romper la relación, comienza a buscar a una nueva víctima, un nuevo suministro para su ego  (en esta etapa, a ti te ignora, te abandona emocionalmente y te responsabiliza de todo).  No podemos ignorar el hecho de que los narcisistas descartan a las personas de repente y se mudan a nuevas relaciones. Un narcisista no soporta perder el suministro de su narcisismo, así que si no encuentra otra fuente, aunque haya roto contigo, se mantendrá en contacto ocasional y así mantendrá una vela encendida contigo por si te necesitara.

2.      Te hará sentir culpable:
Cuando las cosas no funcionan, el narcisista le echa la culpa a la otra persona. Al principio te adoraba, no tenía ojos para nadie más, todo era maravilloso y perfecto, pero si el narcisista empieza a percibir la relación como dañada o rota, te responsabilizará. Podrá acusarte de haber engordado, de ser muy exigente, egoísta, o muy dependiente, de ser celosa(o), de no ser la misma o el mismo, etc… pero invariablemente te acusará de haber arruinado las cosas, destruido la confianza o de hacerle perder el interés. Te dirá que no valoras lo que ha hecho por ti, que no serías nada sin él/ella… de la noche a la mañana, ante sus ojos te has convertido en alguien insoportable y con quien no se puede vivir.
Obviamente eso es hiriente, insultante y completamente injusto e incorrecto. Cuando el narcisista llegue a este punto, ya no te escuchará, ni te considerará, comenzará a ignorarte y probablemente ni si quiera quiera hablar contigo. Podrás disculparte y buscar una reconciliación, probablemente vuelvan a estar juntos durante un tiempo, pero las cosas entre ustedes jamás volverán a estar bien.  



3.      Intentará convencerte de que has cometido un error:
Después de meses o años de que alguien te repite que estás mal, te hace creer que no sirves, que no puedes tomar decisiones o de que te equivocas en todo, seguramente dudarás de ti misma(o) y de tus capacidades, así el narcisista tendrá el control de la relación.  El narcisista dirá: “Estás malinterpretando  lo que dije”, “Yo te amo más que a nada en el mundo”, “¿Por qué tengo que decir que te amo todo el tiempo si ya lo sabes?”, “¿Qué pasa con todos los buenos momentos que hemos tenido juntos? Solo te fijas en lo malo”, “No entiendes el estrés en el que he estado últimamente”, “Te tomas todo personal, estas exagerando, eres demasiado emocional".
Aunque pudiera parecer que el narcisista trata de hacer algo por la relación, todas sus razones son en realidad comentarios negativos sobre ti y sobre cómo estás haciendo mal las cosas; son manipulaciones para disminuir tu autoestima y que no seas tú quien le abandone… inclusive  podrá decir cosas que sabe te lastiman para que te sientas mal contigo mismo(a) y te sientas perdido(a) solo de pensar en irte. "No eras nadie antes de casarte conmigo”, “Tu familia no te quiere como yo, son unos tontos”, “Tus amigos se aprovechan de ti, solo yo te quiero”, “Te vas a arrepentir si te vas, porque no habrá segundas oportunidades”, “Con la mano en la cintura conseguiré a alguien que realmente me quiera y me cuide, no como tú”…
Por supuesto, si el narcisista aún te necesita, no va a dejar que alteres sus planes, si te vas, tarde o temprano te fortalecerás emocionalmente y él/ella no quiere perder el control sobre ti.  

4.      Si no quiere que te vayas, tendrá muestras esporádicas de amor, intentará hacerte sentir culpable y en deuda para que te quedes:
Hacerte sentir culpa es una herramienta poderosa para el narcisista, recalcará cada vez que haya hecho algo bueno por ti (aunque hayan sido pocas veces), te dirá cuanto se preocupa por ti o te pedirá que recuerdes los momentos buenos que pasaron juntos, también tendrá demostraciones (esporádicas) de afecto, es decir, te tratará mal la mayor parte del tiempo, pero de vez en cuando te tratará con un poco de amor. Si los aspectos positivos no surtieran efecto, entonces tratará de devaluarte y te atacará. Cualquier tema sobre el que te quejes del narcisista será usado en tu contra… los narcisistas siempre culpan a sus parejas por los comportamientos no aceptables que ellos mismos han tenido. “Te fui infiel porque tú me descuidaste”,  “Te grito porque eres desesperante”, “No te he pagado el dinero que me prestaste porque nos amamos y entre esposos no se sacan cuentas”…. gritos, insultos, hostilidad, egoísmo, odio, pasividad y agresividad, son algunas de sus estrategias para hacerte sentir mal. Esto funciona muy bien en personas que no tienen mucha confianza en sí mismas… si un narcisista te hace esto, no dejes que se diluyan los recuerdos del mal trato. Sólo empaca y vete.
Que te digan que eres egoísta, desagradable, cruel, codiciosa(o), tacaña(o) o que lastimas a quienes te aman, puede ser especialmente doloroso ya que has invertido mucho esfuerzo en la relación y llevas mucho tiempo tratando  de negociar, ceder y sacrificarte para salvarla… el narcisista en realidad no te conoce ni te ve por quien eres y eso puede ser desgarrador.
Este tipo de acusaciones también aumentan tus sentimientos de culpa, por lo que es más probable que redobles tus esfuerzos para demostrar al narcisista que no eres ese tipo de persona. Eso es justo lo que quiere el narcisista porque así, te vuelve a enganchar en la relación.



5.      Exige atención, incluso después de que hayan terminado:
Es más fácil dejar a un(a) narcisista si cortas de tajo el contacto con él o ella. Sin embargo, los narcisistas pueden ser extremadamente insistentes, por ejemplo: llamándote en la borrachera durante la madrugada, entrando “inocentemente” a tu casa para recuperar sus cosas, mandando varios mensajes de texto o mails en un solo día, insistiendo en que le des explicaciones del porqué quieres irte, haciéndote reclamos si sales con alguien más, etc. Si tienen hijos juntos, esta necesidad de atención puede continuar indefinidamente “por el bien de los niños”, pero en realidad presionará por su propia necesidad egoísta de seguir teniendo el control.  

6.      Te vuelve a prometer que va a cambiar:
Si nada de lo anterior funciona, el narcisista recurrirá a la promesa de cambiar. De repente dirá que entiende cómo te ha lastimado,  que se arrepiente, que por fin entendió porque estás molesta(o) y quieres irte; pareciera estar tomando responsabilidad de sus comportamientos, podría prometer ir a terapia y hacer todo lo que le pidas, dirá que lamenta mucho haberte hecho daño… esto podría ser tentador para ti porque te gustaría que la relación funcionara, parecería que el narcisista finalmente entendió lo que le has tratado de decir durante años y está listo para hacer las cosas bien de forma sincera, pero inevitablemente la esperanza desaparece. Los narcisistas no pueden dejar de querer controlarte y solo pondrán “en pausa” sus comportamientos para convencerte y salirse con la suya. En cuanto se sientan de nuevo cómodos en la relación volverán a ser egoístas, desconsiderados, arrogantes, insensibles y te volverán a echar la culpa de todo. Si las cosas no salen como él / ella quiere, regresará instantáneamente a los mismos patrones defensivos y agresivos. El número de veces que estés dispuesta a creer en sus falsas promesas, solo depende de ti.

7.      Ataques sociales y chismes:
Es difícil mantener el rompimiento o divorcio de un narcisista fuera del ojo público porque el narcisista exige que todos sus conocidos elijan su lado. Tan pronto como sea posible, le contará a sus amigos, vecinos, familiares, conocidos y redes sociales SU versión de la historia, dirá verdades a medias y se encargará de dispersar chismes y malos entendidos que te hagan quedar como culpable, loca(o), celosa(o), insoportable o abusiva(o). Algunas parejas de narcisistas se sienten obligadas a regresar a la relación para demostrar socialmente que no son abandonadores y que son buenas personas.
Seguramente, durante toda la relación, el narcisista te pidió que mantuvieras en extrema privacidad sus interacciones y ahora es él/ella quien está difundiendo todo tipo de desinformación y difamación tratando de arruinar tu buen nombre. Seguramente, tú sigues cumpliendo tu promesa de no hablar sobre la relación, lo que significa que solamente su versión está en boca de todos. El chisme es una táctica manipuladora diseñada para convertirte en la mala o el malo de la historia y para que todos sientan lástima y la mayor simpatía posible por él/ella. También puede servir para involucrarte afectivamente otra vez con él/ella y ponerte de nuevo bajo su control.  
Considera que  algunas personas te dejarán de hablar, otras te hablarán para reclamarte y te juzgarán por cosas que nunca hiciste (o que decidiste hacer por desesperación para ser libre).  No caigas en el juego de acercarte al narcisista para fijar tu posición, definitivamente no vale la pena. Tus verdaderos amigos estarán allí para ti porque saben la verdad de lo que has tenido que pasar.

8.      Se encargará de mantenerse presente para que no le olvides:
Aunque el acoso no suele ser una actitud amenazadora por parte de los narcisistas, no es raro que aparezcan en los lugares que frecuentas, asistan a los mismos eventos sociales que tú o que cambien sus horarios para encontrarte “casualmente”. Prepárate porque esto puede ocurrir,  estar presentes de forma “accidental” es algo que hacen para que no les olvides y para generar desequilibrio en tus emociones.

9.      Hacerte sentir que te necesita:
Los narcisistas parecen ser fuertes e independientes, pero en realidad son extremadamente necesitados.  Puede que te resulte difícil abandonar por completo y dejar de cuidar a un narcisista;  todos nos sentimos bien por salvar o ayudar a alguien, el narcisista lo sabe y lo usará contra ti.
Probablemente recibas mensajes o llamadas para pedirte ayuda o consejo en diferentes temas y situaciones, para que le des de comer a sus mascotas, continúes llevándole su contabilidad, podría amenazarte con un intento de suicidio falso,  pedirte los datos de alguna tienda, que le hagas algunas compras, una cita con el dentista o que le reserves un vuelo diciendo que solo tú puedes ayudarle en eso porque sabes lo que le gusta o a ti te sale muy bien. Esto es agotador y podría costarte trabajo ignorar estas solicitudes ya que precisamente tienen la intención de hacerte sentir que eres importante, que te toma en cuenta o que no puede vivir sin ti; si ofreces tu ayuda, estarás de vuelta en la relación tóxica de la que tanto trabajo te costó salir; si no la ofreces podrías sentirte cruel o una mala persona por abandonarle cuando te necesitaba, pero es una táctica que va más allá de lo que crees, hará todo lo posible para crear una historia convincente de sufrimiento y necesidad y si no estás para él/ella cuando “te necesita”, se asegurará de que pagues. Ceder e interactuar de nuevo con él/ella, no te beneficia.


Como puedes ver, terminar con un(a) narcisista es complicado, pero sí es posible conseguirlo, fortalecerte y seguir adelante con tu vida… Si necesitas apoyo, búscame, con mucho gusto puedo ayudarte y acompañarte en el proceso.



miércoles, 17 de abril de 2019

10 cosas que cada persona recién sobria necesita saber

Aquí hay 10 cosas que cada persona recién sobria necesita saber. 

1. Te moverás a tu propio ritmo.
Es difícil saber qué esperar en la sobriedad temprana, ya que el camino de cada uno es el suyo. Investigar y pedir ayuda disminuye la carga, pero es importante que sepas que avanzarás a tu propio ritmo. Además, las situaciones o sentimientos que no crees que te molestarán, podrían molestarte. Por eso es increíblemente importante tener sobriedad sin grandes expectativas y ser amable contigo mismo en el camino. 

2. Lleva tiempo obtener respuestas.
¿Por qué yo? ¿Por qué esto? ¿Qué hice mal? ¿Cómo mi vida se volvió irreconocible? ¿Fui una mala persona? ¿Me sentiría así para siempre? Tuve que decir, ¡más lento! Las respuestas toman tiempo. No te mantendrás sobrio y sabrás todas las respuestas del mundo después del dejar de intoxicarte. Probablemente has escuchado que la sobriedad es mucho más que simplemente eliminar las sustancias de tu vida. Descubrir quién es eres, cómo llegaste a donde estás y por qué la sobriedad es tu camino, requiere trabajo. Esto no es fácil, ¡y lleva tiempo! 

3. Las experiencias se sentirán diferentes.
Supongo que sabía que la vida sin alcohol sería diferente, pero no tenía idea de lo diferente que sería. Imagina diferente, y piensa 100 veces más diferente, que es la sobriedad. Nadie que esté sobrio se imagina que algún día tendrán que hacerlo, así que creo que por eso es tan diferente. Las experiencias de la vida diaria, como cumpleaños, vacaciones, bodas, viernes por la noche y compras, serán diferentes. Ellos también cambiarán. Un día te sentirás bien haciendo algo y al día siguiente no lo harás.
4. Tú serás diferente.
Estas experiencias serán diferentes porque tú serás diferente. Personas, lugares, relaciones, pasatiempos y cosas que solía gustar cuando bebías, puede que ya no te gusten. Es posible que estés acostumbrado a estar despreocupado, a alguien que no esté afectado por las emociones, a alguien que no esté organizado, o por cualquier cantidad de cualidades, que puedan cambiar ahora que estás sobrio. Estar abierto al cambio. Mantente abierto a convertirte en una persona completamente diferente a la tuya.
5. Será difícil.
Para algunas personas, dejar el alcohol puede parecer fácil al principio, pero construir una vida sobria es lo difícil. Para muchos de nosotros que tenemos las herramientas y los programas de recuperación que funcionan para nosotros, dejar de tomar es el primer paso lógico, pero luego tenemos que pasar por el proceso de vivir como una persona nueva, sobria y diferente. La sobriedad es gratificante, pero no es el camino fácil. Es el camino más difícil, más iluminado.

6. Perderás algo pero ganarás mucho.
Uno de mis mayores temores en la sobriedad fue perder mi antigua vida. Trabajé duro para volverme fresco, flaco, popular y llevar una vida loca. Sinceramente, no pensé que podría divertirme sin alcohol ni drogas y que definitivamente perdería mi reputación de divertido. La verdad es que hay algunas pérdidas en la sobriedad. No salgo mucho al club. No me quedo fuera toda la noche y no socializo la mitad de lo que solía. Las fiestas ya no me definen, el alcohol tampoco. Las ganancias que he logrado en la sobriedad son mucho mejores que las que he perdido. He ganado amigos, trabajo, una comunidad de recuperación y más.

7. Renunciar solo prolonga lo inevitable.
Es posible que tenga ganas de renunciar a la sobriedad temprana. Irónicamente, tan pronto como comienzas a sentirte bien en sobriedad, puedes sentirte nostálgico por tu antigua vida de bebida, o los viejos sentimientos que el alcohol te dio. Podría convencerse de que puede tener una relación con el alcohol que podría encajar en el molde que desee. Mi consejo en este caso es seguir adelante. No te rindas. No te rindas a los pensamientos nostálgicos de beber. Que no vale la pena. La sobriedad es la puerta a una nueva vida.

8. La sociedad está en nuestra contra.
Sí, esta es una verdad triste y deprimente. Vivimos en una sociedad empapada de alcohol. ¿Por qué otra cosa sería tan difícil eliminar el alcohol de nuestras vidas? ¿Por qué otra cosa nos venderían alcohol en todos los sentidos de la palabra? ¿Por qué otra cosa nos verían como inadaptados porque elegimos no beber? El hecho de que la sobriedad sea una palabra tabú en nuestra sociedad no significa que sea mala. La sociedad puede estar manipulada contra nosotros por ahora, pero está cambiando lentamente. Viviendo sobrios doblamos el arco hacia la sobriedad.

9. No te estás perdiendo nada.
Este es uno grande, porque en la sobriedad temprana puede sentirse como que nos estamos perdiendo de todo. Cuando no estamos bebiendo, sentimos que todos los demás están en este otro planeta especial al que no podemos llegar. Me parece una gran cantidad de sobriedad y experiencias serias para darme cuenta de que no me estaba perdiendo nada, excepto resacas, ansiedad arrepentimiento y pérdidas. Poco a poco me sentí agradecido de no estar atrapado en el ciclo de beber, atracar, moderar y amamantar las resacas.

10. Esta será la mejor decisión de tu vida.
Por favor, esta última afirmación es cierta. La sobriedad es el cambio de vida. Tiene el poder y la capacidad para cambiar todo el curso de tu vida y todo lo que contiene. Nunca he oído hablar de alguien que lamenta el hecho de estar sobrio. Puede que no lo parezca al principio, pero un día lo hará. Espero que te quedes hasta ese día.

Texto de:


miércoles, 6 de febrero de 2019

Tipos de relaciones de pareja ¿cómo es la tuya?


Se acerca el 14 de febrero y muchas personas sienten ansiedad porque están en una mala relación de pareja o porque no tienen pareja.
La verdad es que el día de San Valentín, es un invento; en realidad no significa nada, es un día como cualquier otro y no pasa nada si estás soltero(a), decides ver películas en pijama en tu casa o no recibes una docena de rosas rojas. Por supuesto hay que reconocer que la mayoría de las personas le dan fuerza a esta “celebración” porque la interpretan como un día especial, creen firmemente que es un día en el que todos merecemos recibir detalles, ser amados y tomados en cuenta, si no, se asume como un fracaso. A esto hay que agregarle que hay una creencia generalizada, -no por eso correcta-, de que quien no tiene pareja debe sentirse triste y miserable. Muchas personas creen que es preferible tener una mala relación que no tener pareja... Ese tipo de interpretaciones y significados que le atribuimos a esta celebración (igual que a muchas otras), genera sentimientos incómodos y muchas veces distorsiona la percepción que tenemos de nosotros mismos, de nuestras relaciones y de nuestras vidas.



No tener pareja causa muchos juicios y señalamientos de las personas alrededor, igual que tener un tatuaje, trabajar como independiente, o estudiar artes… ¡vaya! hay que entender que la gente siempre opina sobre cosas que no son de su incumbencia y no debemos dejarnos presionar por sus opiniones, no debemos darles el poder de alterar la manera en que nos sentimos respecto a nosotros(as) mismos(os), nuestras decisiones o nuestra situación.

El punto está en que tengas o no tengas pareja, estés en una relación que te haga sentir alegría, plenitud, soledad, frustración, tristeza o enojo, siempre hay mucho que hacer en cuanto a trabajo personal para transformar lo que no te gusta o para llevar a niveles extraordinarios lo que si te gusta. Solo recuerda que si no te sientes bien en donde estás y como estás, necesitas hacer algo distinto para moverte hacia donde quieres.

Anteriormente hablamos sobre la soltería, los mitos que la rodean y las características que la hacen un estilo de vida muy disfrutable. Hoy, me gustaría compartir contigo 3 Tipos de relaciones afectivas y lo que se necesita hacer para tener una relación sana. Revísalas, obsérvate y si estás en una relación de pareja conflictiva, o donde sufres constantemente, identifica lo que está sucediendo para solucionarlo:


1.   Relaciones Tóxicas



a. Relación Codependiente
Cuando una persona necesita tener una pareja para sobrevivir, siente que sin él/ella se muere o no va a poder seguir viviendo. Lo/la necesita para sentirse bien, para que su vida tenga sentido,  para ser alguien y para tener un valor.
En este caso, la elección de la pareja es poco selectiva, se escoge pareja desde la urgencia, desde la necesidad, desde la enfermedad, desde las carencias emocionales extremas no trabajadas. La soledad –no la soltería- es mala compañera.  Este tipo de relaciones se viven desde la creencia que alguien más es responsable de nuestra felicidad, la vida solo tiene significado a partir de otra persona (soy la esposa de….., soy el novio de…., ME hizo enojar…., ME hace muy feliz…. y aplica también para otro tipo de relaciones afectivas, actividades, sustancias y posesiones como: soy la mamá de…. , soy la hija de….., mi jefe ME hace la vida imposible, si perdiera mi dinero mi vida se acabaría, el alcohol me ayuda a sobrellevar mi situación, etc.), es decir, la persona se anula completamente para depender en personalidad, en humor, desempeño, decisiones, etc. de alguien o algo más.

b. Relación de Confirmación
La pareja busca validarse en el otro, a través de una o varias áreas, tales como: atractivo físico, sexualidad, riqueza, estatus, etc. La persona tiene muchísimas dudas sobre quien es, sobre su identidad, no reconoce su propio valor a menos que la pareja (o alguien más) se lo diga. Necesita que constantemente me digan que es sexy, inteligente, exitoso(a), generoso, indispensable, etc… para podérselo creer. No puede sentirlo ni reconocerlo por sí misma(o). 

c. Idealización de la pareja y de la relación
Es una relación que ha sido planeada por largo tiempo, tratando de llenar todos los sueños, todas las aspiraciones y todas las expectativas relacionadas con la vida en pareja y con la pareja ideal.
Desde pequeños, soñamos con casarnos y formar una familia, así nos han educado (medios, películas, anuncios, escuelas, familias, religiones….), jugamos a planear nuestra boda e idealizamos el evento. Creemos que nuestra boda será el día más importante de nuestra vida y nunca lo cuestionamos, ni si quiera sabemos si es realmente lo que queremos o no; es un condicionamiento que no nos permite evaluar objetivamente si nuestra pareja es la persona indicada para compartir la vida o no, lo único que hay en nuestra mente es conseguir pareja y casarnos a como dé lugar.
Esta idealización del matrimonio, los sueños y fantasías relacionados, toman el lugar de la realidad… creemos que por fin seremos felices teniendo novio(a) o casándonos, creemos que el matrimonio nos cambiará la vida y nos realizaremos como personas, creemos que todas nuestras necesidades serán satisfechas por una misma persona y que esa persona siempre será perfecta y sin fallas. Depositamos todas las posibilidades de nuestra felicidad y crecimiento en la relación y/o en la pareja y conforme el tiempo pasa, caemos en cuenta de que la otra persona o la relación en si, no tienen la capacidad de hacernos sentir felices ni realizados –que es lo que normalmente ocurre porque no es un acto de magia- le echamos la culpa al matrimonio o a la pareja, en lugar de asumir nuestra responsabilidad en el desarrollo de nuestra propia vida.


2.   Relaciones Neutras



a. Relación de Exploración
Estas relaciones requieren cierto nivel de paz interna, madurez y salud emocional. No necesariamente su finalidad es el matrimonio ni “dar el siguiente paso”, suceden en un momento de la vida en que de manera consciente se forma una pareja para auto-conocerse , saber lo que se busca en una pareja, entender más las relaciones de pareja e identificar lo que no queremos en nuestra vida. Juntos, se aprenden diferentes posibilidades y aspectos de la vida y se desarrollan en pareja herramientas de comunicación, apego y desapego que para ambos serán útiles. Ambos respetan la individualidad del otro y no se clavan en la relación, simplemente están juntos para aprender y definir.

b. Relación de Transición
Son relaciones muy útiles para moverse de una etapa a otra, probablemente no sea una relación que perdure, pero se la pasan bien, se aprende y después se sigue adelante con la vida. Este tipo de relación permanece en la clasificación de relación neutra siempre y cuando no haya confusión sobre su dinámica por sentir dolor y necesidad generada por la relación anterior o la etapa de la que se está saliendo.

c. Relación Ocasional
En este tipo de relaciones no hay sentimientos profundos involucrados, simplemente se ven, se disfrutan cuando esto sea posible y si se separan o pasa tiempo sin verse no hay mayor problema… esta dinámica de relación implica necesariamente reservas y límites en la entrega.

d. Relación por Diversión
Son relaciones que desde un principio se sabe van a ser temporales, que tienen fin (como los amores de verano) o que tienen una duración determinada sin que eso genere ningún tipo de angustia; lo que aportan es disfrute intenso, generan placer, ilusión y felicidad sin ataduras y sin expectativas.


3.   Relaciones Sanas



Es necesario aclarar que una relación sana NO sucede por sí sola, ni por intervención divina ni por azares del destino; una relación sana se crea, se construye y se trabaja. Una relación sana es responsabilidad de ambos miembros de la pareja y surge a partir de dos seres sanos que se conocen y se valoran a sí mismos, que viven relajados, sin angustia, sin apegos y sin miedo. Dos personas que buscan compañeros de vida, no complementos de sus carencias, ni curas a sus enfermedades.

a. Relación de Sanación
La relación sirve para sanar a uno o a los dos miembros de la pareja de emociones o algún(as) área(s) de la vida lastimada (s). La relación no carga con las expectativas de llenar los vacíos de ninguno de los dos, pero están conscientes de que ambos serán apoyo para el otro en su proceso de sanación.

b. Relación de Aceptación y Reconocimiento
Ambos miembros de la pareja se aceptan a sí mismos y al otro como son y así se colocan ante la posibilidad de crecer y encontrar significado y trascendencia en la relación y la individualidad de cada uno. Aceptarse y reconocerse no es sinónimo de resignación ante las cosas graves, pero en general se gustan y se admiran y juntos son capaces de llegar a acuerdos respecto a los aspectos sujetos a negociación.

c. Relación Crecimiento y Desarrollo
Hay un profundo respeto por lo que cada quien es y la aceptación de la individualidad está presente, así como el apoyo recíproco para que cada uno encuentre su realización a su estilo, a su propio ritmo y forma. Cada uno vive su propia vida, no están incondicionalmente uno para el otro a cada segundo, no viven para el otro si no CON el otro. Se saben y reconocen como personas libres e independientes que voluntariamente han decidido estar juntos y compartir algunos aspectos de sus vidas.


Como puedes ver, de forma consciente o inconsciente, todos aspiramos a tener Relaciones Sanas. Construir este tipo de relaciones requiere mucho trabajo personal, una deconstrucción profunda, disposición y madurez. La combinación de tus ganas de estar bien y el trabajo Terapéutico son de gran ayuda para conseguirlo. Llámame para trabajar en ti y en tus relaciones afectivas, te sorprenderás con los resultados.



viernes, 11 de enero de 2019

Soltería no es lo mismo que soledad


El concepto de soltería es una construcción social que no ha cambiado mucho en el último siglo. Sí se han modificado las formas en que las personas se conocen, se relacionan y se comunican, pero a fin de cuentas todavía existe cierto estigma y prejuicio frente a las personas – sobre todo las mujeres que eligen ser solteras y optan por una vida sin matrimonio o hijos.

La soltería está relacionada socialmente con la soledad y la tristeza; pero la soledad no es un estado civil, es un sentimiento psicológico (Dra. María Montero y López Lena) – es posible que algunas personas experimenten la soledad aun estando en pareja o acompañadas... Sentirse solo(a) o no, depende del vínculo social que somos capaces de establecer, del contacto que creamos y de las dinámicas de relación que construimos. 



Independientemente del estado civil, tenemos que vincularnos positivamente y dejar de relacionar  la soltería con cosas negativas como la tristeza, la frustración, la soledad, la enfermedad y la amargura, ya que en realidad la soltería saludable y bien llevada, ayuda a crear un espacio extraordinario para cuestionarnos, conocernos y crecer.

Hay momentos en la vida en que se disfrutan diferentes estilos de vida, algunas veces, la vida en familia es lo que nos hace sentir felices y plenos, otras la vida de pareja y otras la soltería. Muchas personas eligen como quieren vivir, pero otras veces, las circunstancias hacen que vivamos un estilo que no ha sido elegido de manera realmente consciente.
En caso de no sentirnos completamente satisfechos con la forma en que estamos viviendo, es decir, que ese estilo de vida no corresponda a nuestra vocación actual, lo que procede es identificar lo que nos ha llevado hasta ahí y trabajar en acciones concretas para dirigirnos a una posibilidad distinta.

Cada situación, cada persona, cada nuevo momento nos da un nuevo escenario en el que puede ser completamente disfrutable y positivo estar o moverse; hay momentos en los que somos llamados a ser solteros, otros en los que somos llamados a vivir en pareja, a ser padres, a ser hijos, etc. en cada caso, lo importante es comprometerse con lo que hay en ese momento (que puede durar un día, una semana o toda una vida) y tener un sentido de vida claro y sentir pasión por él. 



Tipos de personas solteras:

-   Ser solteros(as) por elección no debe colocar a las personas en el papel de víctimas o personas incompletas emocionalmente. Decidir vivir desde la soltería (no desde la soledad) permite sentir plenitud, bienestar y felicidad sin culpas y de una manera libre.
-       Los(las) solteros(as) en descubrimiento están atrapados(as) aún entre la vieja costumbre de estar en pareja o vivir solos(as), este proceso puede tomar tiempo, pero favorece en gran medida el autoconocimiento, la resolución de heridas y temas personales pendientes y el fortalecimiento de la autonomía emocional.
-       Solteros(as) en rojo – están decididos(as) a tener pareja, pero nunca han tenido una o no han podido conseguir a alguien más. Están en crisis. También entran aquí las personas que se encuentran con un nuevo estilo de vida no deseado tras una ruptura afectiva o un divorcio... en realidad no saben que hacer en su soltería y permiten que su condición civil sea condicionante para la condición emocional.

Aceptar y reconocer la vocación de soltería, asumirla y elegir vivir solo(a), es un acto de individualismo, de independencia y autonomía. De ninguna manera es más o menos fácil que cualquier otra posibilidad de vida afectiva, también tiene sus retos y sus recompensas y si deja de cargarse la visión del matrimonio como objetivo en la vida, es posible reacomodar las prioridades que brindan satisfacción (viajar, ascender laboralmente, capacitarse, hacer negocios, cultivar relaciones sociales, hacer personales, íntimos y libres todos nuestros espacios, disfrutar hobbies, tener gran poder de decisión, disfrutar de la libertad sexual, etc.).


La mejor manera de ser feliz con alguien es aprender a ser feliz solo.
Así, la compañía es una cuestión de elección y no de necesidad.


Si hoy te encuentras soltero(a), no desperdicies tu soltería, trabaja en ti, aprende a disfrutarla, pásala bien contigo mismo(a), cáete bien, invierte en ti, abre tus sentidos, cumple tus metas y sobre todo, reconoce y valora que la felicidad está en ti y no depende de nadie más.