viernes, 11 de enero de 2019

Soltería no es lo mismo que soledad


El concepto de soltería es una construcción social que no ha cambiado mucho en el último siglo. Sí se han modificado las formas en que las personas se conocen, se relacionan y se comunican, pero a fin de cuentas todavía existe cierto estigma y prejuicio frente a las personas – sobre todo las mujeres que eligen ser solteras y optan por una vida sin matrimonio o hijos.

La soltería está relacionada socialmente con la soledad y la tristeza; pero la soledad no es un estado civil, es un sentimiento psicológico (Dra. María Montero y López Lena) – es posible que algunas personas experimenten la soledad aun estando en pareja o acompañadas... Sentirse solo(a) o no, depende del vínculo social que somos capaces de establecer, del contacto que creamos y de las dinámicas de relación que construimos. 



Independientemente del estado civil, tenemos que vincularnos positivamente y dejar de relacionar  la soltería con cosas negativas como la tristeza, la frustración, la soledad, la enfermedad y la amargura, ya que en realidad la soltería saludable y bien llevada, ayuda a crear un espacio extraordinario para cuestionarnos, conocernos y crecer.

Hay momentos en la vida en que se disfrutan diferentes estilos de vida, algunas veces, la vida en familia es lo que nos hace sentir felices y plenos, otras la vida de pareja y otras la soltería. Muchas personas eligen como quieren vivir, pero otras veces, las circunstancias hacen que vivamos un estilo que no ha sido elegido de manera realmente consciente.
En caso de no sentirnos completamente satisfechos con la forma en que estamos viviendo, es decir, que ese estilo de vida no corresponda a nuestra vocación actual, lo que procede es identificar lo que nos ha llevado hasta ahí y trabajar en acciones concretas para dirigirnos a una posibilidad distinta.

Cada situación, cada persona, cada nuevo momento nos da un nuevo escenario en el que puede ser completamente disfrutable y positivo estar o moverse; hay momentos en los que somos llamados a ser solteros, otros en los que somos llamados a vivir en pareja, a ser padres, a ser hijos, etc. en cada caso, lo importante es comprometerse con lo que hay en ese momento (que puede durar un día, una semana o toda una vida) y tener un sentido de vida claro y sentir pasión por él. 



Tipos de personas solteras:

-   Ser solteros(as) por elección no debe colocar a las personas en el papel de víctimas o personas incompletas emocionalmente. Decidir vivir desde la soltería (no desde la soledad) permite sentir plenitud, bienestar y felicidad sin culpas y de una manera libre.
-       Los(las) solteros(as) en descubrimiento están atrapados(as) aún entre la vieja costumbre de estar en pareja o vivir solos(as), este proceso puede tomar tiempo, pero favorece en gran medida el autoconocimiento, la resolución de heridas y temas personales pendientes y el fortalecimiento de la autonomía emocional.
-       Solteros(as) en rojo – están decididos(as) a tener pareja, pero nunca han tenido una o no han podido conseguir a alguien más. Están en crisis. También entran aquí las personas que se encuentran con un nuevo estilo de vida no deseado tras una ruptura afectiva o un divorcio... en realidad no saben que hacer en su soltería y permiten que su condición civil sea condicionante para la condición emocional.

Aceptar y reconocer la vocación de soltería, asumirla y elegir vivir solo(a), es un acto de individualismo, de independencia y autonomía. De ninguna manera es más o menos fácil que cualquier otra posibilidad de vida afectiva, también tiene sus retos y sus recompensas y si deja de cargarse la visión del matrimonio como objetivo en la vida, es posible reacomodar las prioridades que brindan satisfacción (viajar, ascender laboralmente, capacitarse, hacer negocios, cultivar relaciones sociales, hacer personales, íntimos y libres todos nuestros espacios, disfrutar hobbies, tener gran poder de decisión, disfrutar de la libertad sexual, etc.).


La mejor manera de ser feliz con alguien es aprender a ser feliz solo.
Así, la compañía es una cuestión de elección y no de necesidad.


Si hoy te encuentras soltero(a), no desperdicies tu soltería, trabaja en ti, aprende a disfrutarla, pásala bien contigo mismo(a), cáete bien, invierte en ti, abre tus sentidos, cumple tus metas y sobre todo, reconoce y valora que la felicidad está en ti y no depende de nadie más.



1 comentario: