viernes, 3 de julio de 2015

Viajar con niños

Viajar con niños puedes ser un desastre agotador o una experiencia maravillosa y divertida. Prepárate si tienes en puerta un viaje al que te acompañarán tus hijos para que todos lo disfruten al máximo y conserven recuerdos gratos de los viajes en familia:
·           Investiga en internet sobre la ciudad o ciudades que visitarás, su historia y situación actual, toma nota de lugares atractivos para niños de acuerdo a su edad, museos, parques de diversiones, la oferta de actividades infantiles, sus costos y  horarios, servicios médicos y de atención infantil.

·           Platica con ellos sobre lo que sucederá durante el viaje, los lugares que visitarán y las personas a quienes verán para que sepan que esperar.

·           Investiga el clima del lugar en la época en que estarás de visita. Lleva ropa adecuada para los chicos y empaca una o dos mudas extra por cualquier imprevisto.

·           Los hoteles normalmente cuentan con albercas techadas, lleva traje de baño para los chicos, nadar puede ser una actividad alternativa relajante para todos.

·           Si los recorridos serán a pie, lleva zapatos cómodos para los chicos, una ampolla podría retrasar o suspender los planes. Para los niños pequeños lleva contigo o renta una carriola o carrito de viaje ¡vale la pena!

·           Durante los recorridos, lleva contigo refrigerios conocidos para los niños y agua suficiente para que no se deshidraten. Beber agua o masticar chicle (niños mayores de 3-4 años) ayuda a destapar los oídos.

·           Trata de hacer pausas para que los chicos descansen.

·           Ten paciencia, la noción del tiempo de los niños es diferente a la de los adultos... prepárate para escuchar mil veces “¿Ya vamos a llegar?”

·           Durante el camino pueden inventar juegos: encontrar formas, figuras o colores; contar o descubrir cosas a lo largo del recorrido es un reto divertido para los chicos.

·           Lleva contigo algunos de sus juegos favoritos, películas, hojas y lápices para colorear o algún otro juguete que pueda hacerles más llevaderos los momentos de espera.

·           Conservar los horarios de comida y sueño lo más parecido a lo habitual ayudará a mantener el buen humor durante el viaje.

·           Cada día hagan un recuento de lo sucedido, de lo que más le ha gustado a cada quien y las sugerencias de todos los miembros de la familia para que las cosas sigan bien. Eso ayudará a los niños a sentirse más tranquilos respecto a las emociones y el estrés generados por el cambio de actividades.

·           Tomen fotos. Verlas juntos tiempo después les traerá buenos recuerdos.


·           ¡Disfruten! Construir memorias y experiencias juntos fortalece los vínculos familiares.



Si estás interesado en tomar terapia presencial en la Ciudad de Puebla o a distancia vía Skype, escríbeme a terapia@amparobandera.com


No hay comentarios.:

Publicar un comentario