martes, 6 de enero de 2015

SAP - Síndrome de alienación parental

La alienación parental (SAP) es un proceso que consiste en programar a los hijos para que odien a uno de sus padres sin justificación. Generalmente tiene lugar en casos de divorcios conflictivos o destructivos y está considerado como una forma de maltrato infantil. Las consecuencias para los hijos son muy graves y se verán reflejadas en su vida como adultos, en sus propias relaciones de pareja y la familia que formen.

· El Padre Alienador  es el o la que usando un conjunto de acciones y palabras rompe el vínculo natural de los hijos con el otro progenitor y genera sentimientos de desprecio y rechazo hacia este último (la alienación normalmente se genera por uno de los padres, pero también pueden ser responsables la nueva pareja, los abuelos, familiares o amigos del padre con quien conviven los hijos).

· El padre Alienado es el que es separado de sus hijos y cuya imagen se distorsiona.

· Los niños víctimas de SAP son a los que se les infunde miedo, rencor, odio… respecto a uno de sus padres y/o son alejados de alguno de sus progenitores mediante la manipulación.


Signos de alerta:


1. Cuando los hijos, hijas o alguno de ellos sienten miedo y rechazo por uno de sus progenitores a pesar de que esté pendiente, sea amoroso y cuide de ellos.

2. Cuando uno de los padres habla mal, critica, demerita, desvaloriza e insulta al otro progenitor desde una posición de víctima en presencia de los hijos haciendo referencia a temas de pareja que no tienen nada que ver con el vínculo parental.

3. Implicar y hacer partícipes a otros miembros de la familia y amistades en los ataques a la ex pareja.

4. Subestimar o ridiculizar los sentimientos de amor y admiración de los niños hacia el otro progenitor.

5. Motivar, celebrar o premiar a los niños si apoyan y participan en la conducta despectiva y de rechazo hacia el otro progenitor (al darse cuenta los hijos o hijas que esa actitud hace feliz al progenitor alienador, sienten que están siendo solidarios y que están reconfortándolo en su dolor).

6. Cuando un(a) menor descalifica cruelmente de manera continua y sin culpa a su padre ausente con justificaciones débiles y absurdas, afirmando que la decisión de rechazo es completamente suya y negando la influencia de cualquier otra persona.

7. Cuando el hijo o la hija utiliza argumentos propios de un adulto y palabras de las cuales desconoce su significado para hablar de la situación o al referirse a cualquiera de sus padres; cuenta hechos que no ha vivido personalmente pero que ha escuchado contar. Además conoce todos los procedimientos legales que existen entre sus padres.

8. Si el hijo o la hija generaliza el desprecio a la familia extensa del padre ausente, sus amistades y cualquier otra persona que le apoye.

9. Ausencia de culpa hacia la crueldad y exigencias económicas y sentimentales para el progenitor alienado.

10. Cuando uno de los hijos (normalmente el o la mayor) asume el papel de pareja del padre alienador más que de hijo.

11. Cuando uno de los padres impide todo contacto del niño o de la niña con el otro padre sin razón aceptable aparente. Uno de los argumentos más usados es el hecho que el otro progenitor no cumple con la pensión alimenticia, no es capaz de ocuparse de los hijos y/o que estos no se sienten bien cuando vuelven de la visita.

12. Aprovechar el menor cambio de planes de las visitas por parte del padre alienado para anularlo (el objetivo es el excluir completamente al otro progenitor de la vida de los hijos).

13. El progenitor Alienador exagera situaciones (reales o inventadas) en las que queda en evidencia la incompetencia del otro padre.

14. Denuncias falsas de abuso. El recurso más grave al que recurre un padre alienador es el abuso sexual, en la mitad de los casos de separación problemática se presentan denuncias falsas (especialmente si los hijos son pequeños y fáciles de manipular). Las acusaciones de otras formas de abuso – las que dejan huellas visibles – son menos frecuentes.

15. Acusaciones de abuso emocional. Un progenitor acusa al otro por ejemplo, de enviar a los hijos a dormir demasiado tarde, de dejarles ver televisión más de lo permitido en casa y consentir que vean programas no aptos para su edad, de no alimentarles sanamente, de obligarles a convivir con su pareja nueva, etc. En realidad, las diferencias de juicio moral o de opinión entre los padres son calificadas por uno como abusivas por parte del otro. Por diferencias en la resolución del divorcio, por ira, venganza o como reacción a las agresiones de la ex pareja, el padre alienado podría entrar al juego y permitir a los hijos ciertas actividades o actitudes, que de antemano sabe que el otro progenitor va a reprobar, sin tomar en cuenta que así el progenitor alienador tiene más pretextos para acusarle de abuso emocional.

16. Deterioro de la relación padre – hijo / madre – hijo a partir de la separación.

17. Reacción evidente de miedo por parte de los hijos respecto al padre alienador. Si los hijos han aprendido a estar en desacuerdo con el padre alienado, mostrarán señales de manera inconsciente; ellos tratarán de negarlo u ocultarlo ya que probablemente estén amenazados o reciban algún castigo como consecuencia de cualquier expresión de aprobación, amor o alegría relacionados con el padre ausente. 


¿Qué hacer si tu ex pareja te separa de tus hijos y eres una madre o un padre alienado?


· Hay 3 tipos de SAP: Leve, Moderado y Crítico. 

En el más grave de los 3, el SAP crítico, hay que dejar de creer en la buena voluntad del padre alienador. La terapia familiar tradicional no tiene efecto en estas situaciones; los padres que inducen el Síndrome de Alienación Parental no son candidatos a una terapia (un candidato tiene que ser consciente de que tiene un problema psicológico y necesita curarse). Solicita un estudio profesional médico-legal para establecer el diagnóstico. Si el estudio revela SAP crítico y recomienda el cambio de tutor, inicia el proceso hasta tener contigo a tus hijos.

· Asesórate con un abogado experto en el SAP, ellos se actualizan en materia legal y el funcionamiento de los tribunales.

· Ama profundamente a tus hijos y nunca abandones la lucha para convivir con ellos (a pesar de la frustración y desánimo). Los niños también son víctimas del SAP. No los culpes, castigues ni abandones por su rechazo hacia ti. Están siendo manipulados.

· Infórmate, prepárate continuamente, lee e involúcrate en actividades, cursos y talleres para ser mejores padres.

· Apóyate en terapia y grupos de soporte para controlar tus emociones.

· Ten un plan de acción para la educación de los hijos.

· Hazte cargo de los gastos necesarios.

· Busca siempre la armonía, la paz y las soluciones antes que la confrontación tomando en consideración lo doloroso que ha sido para todos.

· Registra todos los hechos en un diario (útil para presentar la información ante el juez).

· Respeta siempre la ley. En el caso de los padres varones, es necesario llevar un registro estricto y formal de los depósitos de pensión alimenticia (con comprobantes bancarios; el dinero NO se entrega en efectivo ya que podría alegarse incumplimiento de obligaciones ante el tribunal).

· Respeta siempre los derechos de visita a pesar de que los niños no se presenten. De esta manera puedes demostrar que has intentado y cumplido con los acuerdos de convivencia, aunque el padre alienador diga lo contrario.

· Durante las visitas de los hijos, que tu única preocupación sea divertirte con ellos. De ninguna manera los involucres con información ni documentos sensibles.


¿Te divorciaste? ¿No sabes como ayudar a tus hijos en esta situación? ¿Tu ex-pareja no te permite ver a tus hijos? ¿Consideras que no es bueno que tus hijos convivan con tu ex-pareja?
Si eres tu o alguien cercano en alguna de estas situaciones, esta guía te será de gran ayuda para que tu relación de "ex" sea mejor y para que tus hijos perciban de manera funcional la separación. Puedes adquirirlas
 dando click en este link:
 https://www.kichink.com/stores/amparobandera
Si estás interesado en tomar terapia presencial en la Ciudad de Puebla o a distancia vía Skype, escríbeme a terapia@amparobandera.com


No hay comentarios:

Publicar un comentario