viernes, 2 de enero de 2015

No más violencia contra las mujeres





A propósito de la celebración del día internacional de la no violencia contra las mujeres (25 de Noviembre) me gustaría compartir contigo algunas ideas relacionadas con la erradicación de este problema presente en nuestro país, en nuestras familias y en el mundo entero. Es responsabilidad de cada persona hacer los cambios necesarios en nuestras actividades, actitudes, palabras y acciones para poner un alto a la violencia de género, es posible y se requiere de todxs para una mejor vida y convivencia.

1.    Se TU, no traiciones tus valores, tus creencias ni tus planes.

2.    Las mujeres tenemos las mismas capacidades intelectuales que los hombres.

3.    Las conversaciones de las mujeres no se limitan a temas del hogar y la familia. Abre los espacios de comunicación para escuchar lo que tenemos que decir. No compres la idea de que hay profesiones, actividades o trabajos que solo pueden hacer los hombres.

4.    Si eres jefa/jefe o dueña/dueño de empresa entrevista por igual a hombres y mujeres y decide a quien contratarás de acuerdo a sus capacidades, no a su género.

5.    Si eres jefa/jefe o dueña/dueño de empresa paga sueldos justos tanto a hombres como a mujeres, el género no define ninguna escala salarial, lo hacen las responsabilidades y el desempeño.

6.    Seas mujer u hombre, por ningún motivo llames puta a una mujer. Distingue entre la diferencia de pensamientos y respétalos. Llamar puta a una mujer que vive de manera libre su sexualidad es juicio y discriminación.

7.    Clasificar a las mujeres como “niñas bien” o “niñas mal” solamente pone en evidencia un machismo exacerbado.

8.    Las mujeres podemos arreglarnos y vestirnos como nos guste y nos sintamos cómodas, de ninguna manera nuestras elecciones les dan derecho a los hombres a insultarnos, tocarnos o acosarnos. Tampoco les da derecho a otras mujeres a descalificarnos o señalarnos. La decencia y honorabilidad no se establecen por prendas de vestir, accesorios, peinados o maquillajes.

9.    Las mujeres tenemos derecho al libre tránsito. No importa la zona o el horario, tenemos derecho a sentirnos seguras en cualquier circunstancia. Los piropos, manoseos, toqueteos y palabras ofensivas están fuera de lugar en cualquier situación, como lo estarían si estuviéramos hablando de tu mamá, hija o hermana.

10.  Las actividades, profesión, alimentación, gustos, estilo de vida, sexualidad y decisiones respecto al cuerpo son personales. Nadie tiene derecho a criticar, reprobar, influenciar o cancelar las de otras personas, mucho menos bajo el esquema machista.

11.  No golpees ni insultes a tus hijas (tampoco a tus hijos). Eso es abuso (un adulto percibido como más poderoso maltratando física o emocionalmente a un menor percibido como indefenso, dependiente o inferior). Si resuelves de esa manera tu frustración, les enseñas que así es como se solucionan las cosas o se consigue lo que se quiere. Los sumerges en un ambiente machista, en el que serán opresores violentos o víctimas de violencia. ¡¡Termínalo YA!!

12.  Respeta cuando una mujer te diga NO. “NO” significa eso exactamente: “NO”.

13.  ¿No estás de acuerdo con la violencia de género provocada por el machismo? Investiga, infórmate, trabaja y toma acción para saber exactamente lo que debes hacer para no educar como padre y como madre hijos machistas e hijas sumisas. Seas hombre o mujer es tu responsabilidad hacer algo.

14.  Elige cuidadosamente tus modelos familiares, profesionales, sociales y personales a seguir.

15.  Establece en casa responsabilidades para cada miembro de la familia de acuerdo a sus gustos y habilidades, no de acuerdo a su género.

16.  No aceptes como mujer condiciones inferiores o discriminatorias solo por ser mujer. ¡Que tu voz se escuche!

17.  No aceptes ningún tipo de violencia en tu contra ni en contra de otra mujer (de cualquier edad, procedencia, religión, etnia o nacionalidad). ¡Habla!, no permitas violencia por ningún motivo. No te quedes callad@ si algo te parece injusto, te incomoda o no te gusta.

18.  Abre tus posibilidades, ser mujer no implica confinarte al hogar.

19.  Se independiente en todos los aspectos, trabaja para no depender de alguien más.

20.  Los estereotipos de belleza son irreales. No te pongas en riesgo ni te sacrifiques con dietas exageradas, rutinas de ejercicio tiranas o con cirugías estéticas. ¡Amate y cuida tu cuerpo!

21.  Si estás en riesgo o vives una situación de violencia, sal de ahí, aléjate y denuncia. No tienes que aguantar para conservar tu trabajo, no tienes que aguantar por tus hijos. Di: ¡ALTO!

22.  Las decisiones en cuanto a la vida sexual y reproductiva son personales. No estás obligada a tener relaciones, hacer algo que no quieres, tener hijos o casarte solo por las presiones sociales o familiares. Tú eliges.

23. Las relaciones de pareja se eligen, es una decisión personal estar con alguien. Es indispensable respetar la individualidad y recuerda que ningún miembro de la pareja es propiedad del otro.

24.  No permitas que te juzguen o hagan a un lado por ser mujer.

25.  No aceptes ni te auto impongas ningún tipo de represión moral, social, profesional, ni sexual.

26.  Las palabras ofensivas, de desprecio, de ataque, los insultos son tan inaceptables como los golpes (vengan de quien vengan, así sea tu pareja, alguno de tus padres, tu jefe/jefa, etc.). Termina las relaciones violentas.



Si estás interesado en tomar terapia presencial en la Ciudad de Puebla o a distancia vía Skype, escríbeme a terapia@amparobandera.com


No hay comentarios:

Publicar un comentario