jueves, 30 de junio de 2016

Como eliminar el drama de tu vida para siempre



La mayoría de las personas aceptan el drama como si viniera incluido en el paquete de la vida y no pudiera hacerse nada al respecto… Vivimos en una sociedad que valora las cosas "grandes", es decir, todo lo que nos pasa ha de ser un acontecimiento y para que realmente algo sea significativo en nuestra vida, tiene que ser un cambio o evento realmente notorio y dramático… si no, como que no cuenta.

Inconscientemente anhelamos el drama en nuestras vidas, el contexto cultural se encarga a través de los medios de comunicación social, las noticias, las artes, etc. de hacernos creer que para vivir plenamente, las experiencias del tipo dramático deben estar presentes todo el tiempo. Se confunde el avanzar o vivir intensamente con el drama y déjame decirte que es precisamente el drama lo que queremos evitar cuando se trata de cosas tan básicas en la vida como un noviazgo, un matrimonio, un negocio, el trabajo, o cualquier otra relación afectiva a largo plazo. El drama crea un ambiente de inestabilidad tal, que impide construir algo funcional, así de simple.  La buena noticia es que si realmente quieres sacar el drama de tu vida –tanto en las relaciones de pareja como en el trabajo, en las relaciones familiares y amistades – se puede eliminar para siempre:

1.       El drama es una forma muy eficaz de evitar estar en el momento presente. La mayoría de la gente pasa el día pensando en lo que le hicieron, en lo que perdieron o sufrieron (pasado) o en lo que va a pasar, les espera o podría llegar (futuro), y quejándose de todo... siente miedo y tiende a evitar la incertidumbre del día a día. El drama es una droga altamente adictiva que nos permite estar en una zona conocida y cómoda en la que no tenemos que asumir la responsabilidad de nosotros mismos ni de nuestra vida. Hoy tienes la oportunidad de elegir lo que quieres para ti: reacción o acción.

2.       Eliminar el drama de tu vida es simple, pero no necesariamente fácil. El fundamento para conseguirlo es aprender a vivir en el momento. Esto significa que vas a enfocarte en lo que está pasando en este momento en tu vida, tu atención tiene que estar en lo que va sucediendo durante tu día: tus actividades personales, las personas que van interactuando contigo en tu trabajo y en casa, lo que tu pareja se acerca a platicar contigo, tus actividades laborales, tus rutinas de limpieza, tus compromisos, etc.  Tienes que saber que estás consciente de cada una de esas cosas.

3.       También es muy útil ser una especie de espectador de la “película de tu día a día”, ser un observador y no dejarse absorber por tus reacciones (frustración, coraje, decepción...) ante todo lo que te va pasando. Un espectador no juzga si las cosas están bien o mal, simplemente observa, deja de ser un títere de las circunstancias. Esto requiere relajar tu mente y estar presente para ver lo que pasa y estar para las personas que están contigo, es dejar de tomarte todo de manera personal, es sentir calma y serenidad para poder asimilar cada cosa, en lugar de obsesionarse por tener la razón, querer controlar todo y sentir la necesidad de ir haciendo justicia por la vida. 



4.       Los pequeños actos de generosidad desinteresada, especialmente con tu pareja (ya que el drama está muy presente en los noviazgos y matrimonios) también son de gran ayuda si quieres dejar el drama para siempre. Hablamos de acciones y palabras cuyo único objetivo es proteger o ayudar a otros sin tener ninguna expectativa sobre lo que se puede obtener a cambio, sin motivos egoístas, solo por el hecho de ser generosos. Algunos ejemplos: abrir la puerta a alguien que tiene las manos ocupadas, decir a tu pareja que aprecias lo mucho que hace por ti, sorprender a algún amigo con un pequeño regalo (el costo no importa, lo que hace la diferencia es el pensamiento que hay detrás), dar un masaje en la espalda a tu hijo después de la semana de exámenes, recoger la basura que encuentres en el parque público mientras das un paseo, abrazar sinceramente a alguien a quien quieres, etc.




La práctica es lo que hace al maestro: Experimentar el drama en la vida es fácil y a veces es hasta divertido, no implica ningún tipo de esfuerzo (por eso es tan común). Sacar el drama de tu vida para siempre requiere disciplina y mucha consciencia para estar en el momento presente, ser siempre observador de tu vida y hacer las cosas desinteresadamente, así que ¡a practicar!



No hay comentarios:

Publicar un comentario