jueves, 3 de diciembre de 2015

¿Porqué todos deberíamos ir a Terapia?



Conviértete en una persona con la que te gustaría estar, disfrutar y a quien puedas admirar.



Si sientes que hay cosas en tu vida que no funcionan muy bien o que podrían funcionar mejor, si no sabes como resolver o manejar algunos asuntos, es importante que seas honesto contigo mismo y pidas ayuda para tratar de resolverlos. No siempre es fácil identificar el momento adecuado o la razón por la que debemos buscar ayuda profesional, por ello comparto contigo algunos indicadores de que es momento de iniciar un proceso terapéutico:

1. Sientes que tienes problemas para tomar decisiones, si sientes que el entorno de agobia o estás teniendo problemas con el control o falta de control de tu vida, tus relaciones afectivas o laborales o tus emociones.

2. Tienes problemas al manejar tu enojo, tu frustración, tu ira y tienes explosiones de rabia o de llanto incontrolables.

3. Repites patrones en tus relaciones, has llegado a creer que el amor no es para ti, que todos los hombres o todas las mujeres son iguales.




4. Sientes que estás dejando de ser tu para complacer y ayudar a otros.

5. Estás teniendo dificultad para manejar situaciones difíciles en tu vida (recientes o del pasado) como alguna muerte, separación, estrés, enfermedades, problemas familiares, violencia, abuso sexual, problemas de desempeño escolar o laboral, etc.


6. Sientes que no te gustas a ti mismo, te cuesta trabajo ser tu y eres muy duro al juzgarte en tus decisiones, en tu apariencia, en la manera en que te relacionas con otras personas.

7. Te sientes derrotado, insatisfecho o fracasado, sobre todo al encontrarte solo.

8. Te cuesta trabajo cumplir tus compromisos, tu palabra y tus responsabilidades afectando tus relaciones e impidiendo que alcances lo que te has propuesto.

9. La opinión de otras personas es muy importante para ti, sientes que tienes que cubrir de manera exigente un perfil público y a su vez tu estás siendo duro y violento para juzgar a otros.

10. Todo el tiempo tienes pensamientos negativos o pesimistas, todo te parece mal, peleas con todo mundo y estás seguro de que es difícil encontrar personas que piensen como tu, con quienes pasarla bien o hacer equipo. 

11. Piensas que encontrar un trabajo que te guste, tener dinero, alcanzar tus sueños, sentirte feliz soltero o en una relación de pareja, verte o sentirte bien no es posible para ti. 



12. Has estado postergando o abandonado tu desarrollo intelectual, físico o emocional. Has perdido interés en verte bien, en disfrutar y participar en la vida.

13. No logras comunicarte de manera armoniosa con otras personas y es difícil para ti conseguir lo que quieres o necesitas.

14. Estás obsesionado con alguna persona o cosa y tu energía está enfocada exclusivamente en ello.

15. Vives con miedo constante, con tristeza permanente, tu cuerpo ha enfermado o  sufre de dolores y malestares recurrentes y sientes que nadie podrá entender la manera en que te sientes.

16. Sientes una soledad incómoda aún estando acompañado.

17. A pesar de estar bien o sentirte bien y saber que puedes subir esos niveles de bienestar, no sabes como hacerlo o aunque lo hayas intentado parece que te has estancado.

18. Tienes alguna adicción o dependencia que has intentado abandonar y no te ha sido posible.




Si te identificas con alguna de estas situaciones y te molesta o está afectándote al grado que no puedes operar como quisieras en tu día a día, es momento de empezar a pensar en ti y dedicarte tiempo y energía para entender lo que te está pasando y hacer algo al respecto. 


Todos deberíamos ir terapia como parte del cuidado elemental de nuestra persona; pensar que no lo necesitas o que desahogarte con algún amigo es suficiente, bloquea la posibilidad de llevar calidad a tu vida. Ir a terapia no es sinónimo de fracaso, motivo de vergüenza o debilidad; por el contrario, requiere mucho valor pedir ayuda y retomar las riendas de tu vida. Ver a la Terapia como algo reservado para los momentos más oscuros también es parte del estigma social sobre el acompañamiento terapéutico, lo cierto es que algunas veces simplemente no podemos ver por nosotros mismos actitudes que tenemos y que bloquean nuestro avance.


Si crees que la Terapia no es para ti considera lo siguiente:

1. La terapia no es solo para "locos". Creer esto, sería como afirmar que el ejercicio y la alimentación saludable es solamente para personas con sobrepeso. Si quieres estar y sentirte bien, debes cuidarte de manera permanente y necesitas poner el mayor esfuerzo en tu relación contigo mismo.

2. Los amigos y familiares no son expertos en relaciones, desarrollo, comunicación ni en salud mental. Normalmente toman partido y no son objetivos en sus consejos. Además podrían sentirse abrumados por asuntos que no está en sus manos resolver y alejarse de ti paulatinamente.

3. Hablar con un especialista sobre tus miedos, deseos, gustos, enojos... te da la posibilidad de reconectarte con tu vida. Además incrementa tus habilidades de comunicación.

4. No todas las terapias son para todos. Sin embargo es importante saber que si existe una opción adecuada para ti, no importa que otras alternativas no hayan funcionado... elegir a un especialista en los temas que quieres resolver es crucial, necesitas sentirte en confianza y establecer con tu terapeuta una relación de seguridad para poder conocerte, ver todo desde una perspectiva diferente y hacer algo para moverte del lugar en el que estás.


Amparo Bandera - Terapia
Una alternativa viable para llevar calidad a tu vida:

El trabajo terapéutico es un proceso enfocado al desarrollo de la conciencia y su finalidad es elevar la calidad de vida de las personas. La Terapia nos brinda la posibilidad de transformarnos individualmente, de modificar las relaciones en pareja y las relaciones familiares, el ámbito laboral y por ende a la sociedad.

Nuestra historia, experiencias que hemos tenido, las creencias y sentimientos que hemos acumulado a lo largo de nuestra vida, nos predisponen a percibir las cosas, a las personas y situaciones de una determinada forma y en algunos casos nos bloquean dificultando nuestro crecimiento y generando obstáculos que no nos permiten avanzar. Esto se traduce en inseguridades, incomprensión, depresiones, miedos, enfermedades, dolores, tristeza, debilidad, conflictos y dificultad para disfrutar. No importa la condición social de la persona, su edad, género o situación sentimental, estas actitudes pueden hacerse presentes en cualquier momento y salirse de control.

En las sesiones terapéuticas se trabaja de forma integral para desbloquear la mente, el cuerpo físico y las emociones de manera práctica y aplicable en cada aspecto de tu vida; recuperarás la conexión contigo mismo y descubrirás que la capacidad de estar bien sucede dentro de ti. 


Sexualidad y Pareja

El objetivo principal del trabajo en Sexualidad y Pareja es la exploración del ser y de las relaciones afectivas desde una perspectiva diferente: la consciencia. Es una reflexión que permite recuperar el propio cuerpo, las emociones y la libertad con un profundo sentido de realización a través del placer y las relaciones interpersonales. Es un proceso terapéutico respetuoso de aceptación, valor y reajuste de creencias, significados, culpas, condicionamientos, cargas, percepciones, sentimientos, sensibilidades y gustos que abarcan al individuo de una manera completa.
El entendimiento afectivo y erótico entre dos personas con capacidad de amar y sentir mediante una profunda comunicación respaldada en los valores sociales, culturales, morales y psicológicos del paciente, abre la posibilidad de experimentar una intensidad personal reveladora y de llegar a la realización individual de manera consciente. El trabajo terapéutico explora esta construcción a través de un código de ética preciso que mantiene seguro física, emocional, mental y espiritualmente en todo momento al paciente.

¿Para quién es la Terapia en Sexualidad y Pareja?

Cualquier persona puede acudir y tiene derecho al acompañamiento terapéutico: adolescentes, jóvenes, adultos, solteros, novios, matrimonios, parejas heterosexuales, esposas, esposos, comunidad LGTTBI, adultos mayores, personas que quieran conocerse, entender la manera en que se relacionan y perciben la sexualidad y las relaciones en pareja, quienes se encuentren en una relación disfuncional, cuya historia de pareja presente patrones de apego o destructivos, para quienes estén pasando por un divorcio o una separación dolorosa, viudez, con heridas afectivas del pasado, quienes estén viviendo dudas e indecisión en cuanto a su vida afectiva, distanciamiento en pareja o por situaciones críticas como discriminación de género, abuso sexual, violación, aborto, violencia física, psicológica, económica en su relación de pareja actual.


EFT®

Técnicas de Liberación Emocional (EFT® por sus siglas en inglés) es una versión de acupuntura sin agujas que ayuda a aliviar malestares emocionales. Al incorporar  EFT® al proceso terapéutico, los avances se aceleran y es posible generar una mayor consciencia individual y del entorno. Debido a que la mayoría de las enfermedades y dolores físicos se generan por emociones negativas no resueltas, es posible también eliminarlos o atenuarlos en un periodo de tiempo relativamente corto. EFT® consiste en estimular ciertos puntos meridianos de energía establecidos en el cuerpo (mediante el golpeteo o tapping). Con frecuencia EFT® actúa donde nada más ha dado buenos resultados y representa una posibilidad alcanzable de crecimiento en salud; además, el procedimiento de EFT® es fácil de memorizar y puede hacerse en cualquier lugar, incluso fuera de consulta terapéutica.

¿Para quién es la Terapia con la técnica EFT®?

Personas de cualquier edad con dificultad para manejar sus emociones, con ansiedad, miedos, nerviosismo, traumas, depresión, angustia, estrés, inseguridad, fobias, pánico irracional, sentimientos dolorosos profundos, con enfermedades recurrentes, con dolores de cabeza, de espalda, musculares, dolores y malestares localizados, problemas digestivos, circulatorios, insomnio, cansancio crónico, así como personas que quieran mejorar sus relaciones interpersonales y/o rendimiento deportivo, escolar o laboral.

Tanatoterapia

Tanatodinamia® es una técnica terapéutica con fundamento matemático que estudia las leyes y causas de las pérdidas. Se enfoca a dar estrategias para resolver duelos y pérdidas de todo tipo, basándose en leyes sistémicas y en una clasificación de perfiles específica.

Durante el proceso terapéutico se trabaja en la significación profunda de las experiencias relacionadas con pérdidas de amigos, padres, hermanos, parejas, hijos, dinero, trabajos, salud y cosas materiales a lo largo de la historia de vida del paciente y se hace accesible la posibilidad de manejar sus duelos y heridas de manera funcional. Mediante la exploración profunda de la historia y las características personales y sistémicas específicas del paciente, es posible recuperar el contacto con la realidad, llegar a la resolución del duelo y transformar su perspectiva de vida para reinterpretar las pérdidas y convertir la vivencia dolorosa en una experiencia consciente.

Durante las sesiones de Tanatoterapia, se busca modificar los temores y rechazos frente a los duelos vividos y duelos futuros, incrementando la capacidad de asimilación de eventos de esta naturaleza y obteniendo en consecuencia, una elevada calidad de vida. El trabajo terapéutico permitirá al paciente recuperar el contacto consigo mismo y con los seres amados de manera íntima y personal, así como relacionarse de manera intensa, armoniosa y funcional con el momento presente es decir, reconectarse con la vida.

¿Para quién es la Tanatoterapia?

Personas que estén experimentando dificultad para manejar la muerte o pérdida de seres queridos, mascotas, quienes vivan con enfermedades crónico degenerativas, discapacidad, síntomas físicos y emocionales alarmantes ante alguna situación cotidiana o alguna crisis; personas que han experimentado pérdidas significativas de otra índole como bancarrota, cambio de trabajo, casa, ciudad, país… quienes hayan vivido o estado cerca de accidentes, homicidios, suicidios, robos, asaltos, infidelidad, terrorismo, muertes súbitas, desastres naturales y situaciones atípicas que dificulten o impidan su desempeño y desarrollo cotidiano. Personas que se encuentren en un estado de evasión de la realidad, que presenten conductas compulsivas, pánico, abandono, ausencia del sentido de pertenencia, ausencia de sentido de vida a partir de uno o varios duelos no resueltos (pueden ser recientes o del pasado).
Personas que vivan cerca de alguien que experimenta dificultades para manejar sus emociones respecto a algún duelo, pérdida, padecimiento, discapacidad o enfermedad crónico degenerativa o terminal.
Cuidadores y personas encargadas del acompañamiento de adultos mayores,  personas que viven con discapacidad, o enfermos terminales.
Personas que no se sientan preparadas para dar un trato funcional a sus propios duelos presentes o futuros de manera individual, en pareja, en familia o a pérdidas en cualquier otro ámbito de su vida.


Entrenamiento Transformacional (Terapia Individual, Cursos y Talleres)
El Coaching Ontológico es un proceso liberador de la cultura del sufrimiento y del drama, es una exploración de la relación que mantiene el ser humano con sus creencias, consigo mismo y todo y todos los que lo rodean.

Su objetivo principal es mejorar la calidad de vida de las personas y por consiguiente de su entorno. A través del conocimiento de nosotros mismos y de la manera en que se construyen nuestros sistemas de pensamientos, creencias y valores, es posible conectarse con nuestros recursos y capacidad de respuesta ante diferentes sucesos, lo que determina el desarrollo de nuestra conciencia y la calidad de nuestra vida. En el proceso Terapéutico y en los Cursos y Talleres, se exploran los procesos de toma de decisiones, el manejo de las emociones, el proyecto de vida, la salud física, emocional y mental para generar las condiciones óptimas para el desarrollo de la conciencia, el crecimiento personal continuo, la paz interna y la armonía de nuestro potencial, elevando así la eficacia en la vida de las personas, parejas, familias, empresas y comunidades.

¿Para quién es el Entrenamiento Transformacional, Cursos y Talleres?

Para cualquier persona: adolescentes, adultos, parejas, madres y padres de familia, adultos mayores, solteros, casados, estudiantes, maestros, escuelas, empresas, empleados, empresarios, directivos, asociaciones, clubes, instituciones… que busquen soluciones prácticas y alcanzables para la vida diaria, personas interesadas en resignificar de manera íntima y personal el sentido de quienes son, el sentido de sus relaciones y de su trascendencia en la sociedad y así tener calidad en su vida.


Masaje Terapéutico Relajante

El estrés del día a día afecta en gran medida nuestra salud física y emocional. El Masaje Terapéutico Relajante es una técnica cuya finalidad es aliviar padecimientos físicos y emocionales, además ayuda a sentirse bien, en paz y con fuerza para afrontar la rutina diaria. Durante el Masaje, se aplica presión en distintos puntos energéticos de pies, piernas, espalda, brazos, manos, abdomen, pecho, hombros, cuello, cara y cabeza, relajando los músculos y mejorando la circulación en todo el cuerpo.

Beneficios del Masaje para la Salud:

·         En los problemas musculares como contracturas, proporciona un alivio inmediato ya que se trabajan las fibras musculares para relajar la zona y aliviar los dolores provocados por posturas prolongadas o  movimientos bruscos que generan lesiones y producen dolor agudo, al mismo tiempo que los músculos recuperan la elasticidad y su tono normal al desaparecer los puntos de tensión.
·         Al activar la circulación sanguínea se aumenta el aporte de oxígeno a los tejidos, favorece el mejor funcionamiento de los órganos internos y mejora la salud en general. 
·         Los beneficios emocionales del masaje se advierten de inmediato en la salud de la persona,  pues al proporcionar una sensación relajante se disipan las tensiones y preocupaciones.
·         La piel también se beneficia del masaje. La aplicación de aceites florales relajantes, elimina las células muertas de la piel; esto ayuda a que el cuerpo libere con mayor facilidad las toxinas generadas por el metabolismo.
·         Promueve la respiración profunda y lenta, lo que beneficia cuerpo y mente. Aumenta el nivel de oxígeno en el cuerpo, relaja y diluye la ansiedad, el estrés, la tensión y el nerviosismo.
·         El masaje relajante se aplica en todo el cuerpo con énfasis en la espalda y en la parte baja del cuello, pues es en esta área donde los signos de las preocupaciones, los miedos y la intranquilidad se concentran. El masaje ayuda al organismo a aliviar las molestias por las malas posturas, la tensión y a combatir el estrés.
·         El masaje puede aplicarse a niños, adolescentes, adultos y adultos mayores e influir positivamente en su salud emocional y física.

Se recomienda un masaje relajante de forma regular para mantener sus beneficios.










No hay comentarios.:

Publicar un comentario