lunes, 21 de diciembre de 2015

¡Fin de Año perfecto!


Las reuniones familiares y con amigos como parte de las celebraciones de fin de año son momentos terapéuticos que nos dan la oportunidad de reír, conversar y divertirnos. Si tus hijos están invitados pueden resultar útiles estas recomendaciones:

-          Supervisen las actividades y conversaciones de los niños, siempre debe haber un adulto presente para evitar travesuras fuera de proporción, abusos y accidentes.

-     Prepara una mesa de trabajo especial para los chicos. Coloca diferentes materiales para que puedan hacer manualidades (papel blanco y de color, lápices, crayones, acuarelas, libros para colorear, tijeras especiales para niños, revistas para recortar, etc.)

-    Armar rompecabezas, jugar con piezas y bloques u organizar actividades como leer historias navideñas, cantar villancicos, ver álbumes de fotos, adivinanzas o caras y gestos proporciona un buen rato de diversión.

-          Elije juegos de mesa que no sean muy largos de acuerdo a la edad de los chicos, piensa también en opciones en las que adolescentes y adultos puedan participar si así lo desean.

-        Si por su edad tus hijos no pueden comer los platillos que se servirán en la reunión, lleva contigo opciones sencillas y nutritivas para ellos. Si ya pueden comer de todo, anímalos a probar y disfrutar los platillos navideños y de temporada.

-      Si los chicos no quieren comer por estar jugando con sus primos o amigos no te estreses, ya se acercarán a pedir comida cuando sientan hambre. Es difícil en esta época conservar estrictamente los horarios de los niños, se flexible pero no descuides sus necesidades.

-       Si los niños son pequeños, prepara un lugar tranquilo y silencioso donde puedan dormir si los vence el sueño.

-     Permíteles conocer y participar en las tradiciones y costumbres familiares, el contacto con sus orígenes aporta un sentido de pertenencia muy valioso.

-          Enséñales a dar y recibir demostraciones de afecto con la familia y amistades reunidas. Motívalos para que elaboren y envíen cartas con mensajes cariñosos a los familiares y amigos que se encuentran lejos.

-         Permíteles convivir y establecer vínculos con sus familias de origen. Escuchar las historias familiares, respetarlas, honrarlas e involucrarse en la dinámica familiar aporta una energía indispensable para el desarrollo de herramientas de socialización, fortaleza, autoestima y seguridad.  


No hay comentarios:

Publicar un comentario