domingo, 25 de octubre de 2015

Quiero...


Quiero… quiero estar con alguien en quien pueda confiar. Pero confiar profundamente en todos los sentidos. Alguien que si ha aceptado estar presente, yo pueda cerrar los ojos y saber con certeza que así lo hará sin importar qué; sin pretextos. Alguien que sepa escuchar lo que yo quiero decir y que también se sepa escuchado por mí al compartir lo que piensa, lo que le divierte y le preocupa. Alguien a quien no le dé miedo hablar.

Alguien que elija estar conmigo, que sea libre, pero que tenga muy claras sus prioridades. Alguien que también me acepte y me ame libre como soy. Que no rompa sus promesas y que si en algún momento no puede cumplirlas, esté dispuesto a hablarlo francamente y renegociar.

Alguien que cuando se equivoque, sepa como disculparse y hacer algo al respecto. Que ofrezca una solución y cumpla lo que ofrece para reparar. Alguien que no me responsabilice de las decisiones que él tome, si no que asuma en todos los sentidos su responsabilidad y me permita acompañarlo en el proceso. 

Alguien que sepa que tenemos una relación no de imposiciones, si no de compromiso y lealtad (voluntariamente –bien- dados y recibidos de ambas partes).
Alguien que no tenga mil máscaras y actúe de una forma conmigo y diferente con todos los demás. Alguien que me dé el espacio de ser yo y vivirme yo. Quiero honestidad y transparencia. 

Quiero pasión, diversión, carcajadas, abrazos, magia. Quiero alguien que se fascine al verme y que reconozca el brillo en mis ojos cuando está frente a mí, quiero deseo y desear….

Alguien que sepa que lo que tenemos es único y valioso, pero que también podría ser que se acabara. Quiero congruencia e integridad.


Quiero alguien que también quiera (sin reservas ni a ratos)…. Porque yo cuando quiero, quiero con todo el corazón.



No hay comentarios:

Publicar un comentario