miércoles, 2 de septiembre de 2015

10 Cosas que no debes olvidar si eres papá o mamá



Ya se que no existe un manual para ser mamá o para ser papá, pero hay algunas cosas que son de gran ayuda si las tenemos presentes y aplicamos una vez que nos convertimos en padres:

1. Siempre confía en tus instintos. La intuición de una madre o de un padre es real, si algo no se siente bien seguramente no está bien y necesitas hacer algo al respecto. Tu trabajo es proteger a tus hijos, nunca lo olvides.

2. Conoce a los compañeros y amigos de tus hijos y a sus padres. Esto más fácil en la etapa preescolar, pero aunque sean adolescentes vale la pena esforzarse para lograrlo. Convive con ellos, investiga quienes son, de donde vienen y donde viven hasta que te sientas tranquil@ y en confianza. Llama a los padres nuevos para presentarte e invítalos de vez en cuando a tu casa... aunque represente trabajo extra,  es necesario.

3. No juzgues a otros padres. Cada uno de nosotros hacemos lo que podemos con lo que sabemos. Tenemos un estilo personal para formar nuestras familias y es respetable.

4. Toma el tiempo para conocer a los maestros de tus hijos. Empieza desde la guardería o el preescolar y continúa hasta niveles superiores. Conoce a las personas que conviven con tus hijos todos los días y quienes además son una gran influencia para ellos. Salúdalos siempre, ofrece tu ayuda, mantén la comunicación abierta. Comparte con ellos cuando tus hijos te platiquen cosas buenas y divertidas que sucedieron en la escuela, reconoce su esfuerzo. Además a los maestros siempre les da mucho gusto conocer a los padres de sus alumnos y saber más sobre la vida de los chicos.

5. Se consciente en cuanto a la alimentación de tus hijos. Tiene que haber un equilibrio, no digo que abandones completamente algunos alimentos o que solo consumas productos orgánicos. La pizza y la comida chatarra de vez en cuando no están mal, pero es necesario aprender a leer las etiquetas de los alimentos que consumen a diario. Investiga sobre los conservadores, aditivos y endulzantes artificiales, sobre los nitritos y aceites hidrogenados... toma decisiones de manera informada. Ajusta la alimentación familiar de acuerdo a tus gustos, horarios y posibilidades y ármate de paciencia porque modificar los hábitos alimenticios es algo que toma algo de tiempo y requiere disciplina.

6. Si tu hij@ necesita ayuda, haz lo que tengas que hacer para que la obtenga de manera oportuna, no pierdas tiempo. No permitas que el orgullo, el miedo o la ignorancia impidan que reciba el apoyo que requiere ya sea académica, física, emocional o mentalmente. Acércate a los maestros, al pediatra, centros de apoyo, terapeutas o a otros padres para encontrar la ayuda que requieren.

7. Pasa tiempo con tus hijos. No satures sus tardes con múltiples actividades (clases de música, futbol, Scouts, natación, karate, danza y todo lo demás), dedica tiempo específico sin interrupciones por lo menos una vez a la semana (lo ideal es que sea diario) para conversar con ellos, relajarse juntos, compartir un paseo o cualquier otra cosa que ayude a crear y cuidar la conexión entre ustedes. Tanto los hijos como los padres lo necesitamos.

8. Enfócate en las cosas divertidas. Reír (mucho) es bueno, ser padre no tiene que ser una actividad llena de seriedad y solemnidad. Convivir con niños y adolescentes aporta frescura y buen humor a nuestra vida de adultos, ¡déjate contagiar, ELIGE la diversión!

9. No te rindas ante los días difíciles. Algunas veces nos sentimos agobiados por la rutina y situaciones conflictivas. Toma un descanso, deja los pendientes para el día siguiente... no es una tragedia mundial que decidas hacer una pausa para recargar tu energía.


10. Prepárate para modificar o en algunos casos reemplazar tus sueños, metas y expectativas por unos diferentes (probablemente mejores y más satisfactorios). Acepta que tener hijos cambia muchas cosas, incluso tú serás una persona diferente, ampliarás tus horizontes y te replantearás muchas cosas que antes parecían no negociables. Fluye.



Si estás interesado en tomar terapia presencial en la Ciudad de Puebla o a distancia vía Skype, escríbeme a terapia@amparobandera.com


No hay comentarios:

Publicar un comentario