viernes, 2 de enero de 2015

Derechos sexuales y reproductivos

En 1999, la Asociación Mundial de Sexología pronunció la Declaración Universal de los Derechos Sexuales de Hong Kong en la que se señala que la sexualidad es parte integral del ser humano y que para un desarrollo pleno de las personas es necesaria la satisfacción de necesidades básicas, como el contacto, la intimidad, la expresión emocional, el placer, la ternura y el amor.
Los derechos sexuales residen básicamente en los derechos humanos a la libertad, dignidad, salud, igualdad y no ser discriminado y son:

1. Todas las personas tenemos derecho a decidir libremente sobre nuestro cuerpo y nuestra sexualidad; además esas decisiones tienen que ser respetadas por quienes viven a nuestro alrededor.

2. Tenemos derecho a ejercer y disfrutar plenamente de nuestra vida sexual sin poner en riesgo nuestra salud o integridad. Es indispensable contar con el consentimiento de quienes estén involucrados en nuestras prácticas sexuales, es decir, podemos vivir cualquier experiencia erótica o sexual siempre que sea lícita y no afecte los derechos sexuales de otras personas. Nadie puede hacernos sentir remordimiento solo porque decidimos vivir activamente nuestra sexualidad o porque las prácticas que elegimos son diferentes a las que otros viven.

3. Estamos en todo nuestro derecho al manifestar de manera pública nuestros afectos. La libertad de expresión incluye la libre manifestación de la personalidad, ideas, actitudes y pensamientos con los que simpatizamos.



4. Solo tu puedes decidir con quien compartir tu vida, tu afectividad y tu sexualidad. Nadie puede obligarte a andar con otra persona. Tu decides con quienes estableces asociaciones afectivas, si tienes novio o novia, si te casas o te divorcias.

5. Todos deben respetar tu vida privada y tu intimidad. Tus espacios y pertenencias son parte de tu identidad y tienen un carácter privado.

6.  Tenemos derecho a vivir libres de violencia sexual. Se trate de quien se trate, así sea tu pareja, tu jefe o jefa, el médico, algún(a) maestro(a)… si sientes que te acosa o te presiona para hacer cosas que te hacen sentir incomodidad, eso es violencia sexual y es un DELITO.

7. Todos tenemos derecho a decidir sobre nuestra vida reproductiva. Es decisión personal el momento en el que queremos iniciar nuestra vida sexual, si le queremos poner una pausa, el número de hijos que vamos a tener o si decidimos no tenerlos.


8. Tenemos derecho a la equidad. Hombres y mujeres debemos tener las mismas oportunidades.

9. Tenemos derecho a vivir libres de toda discriminación. Independientemente de tu nacionalidad, etnia, género, religión, nivel escolar, orientación sexual o región de procedencia, nadie puede discriminarte… es contra la ley.


10. Tienes derecho a recibir y disponer de información clara, científica, laica y completa sobre la sexualidad para tomar decisiones de manera responsable. La información sexual debe generarse a través de la investigación científica libre y ética y debe difundirse de manera apropiada en todos los niveles sociales. Debemos saber todo lo que necesitamos saber  con claridad para entender y tomar sin prejuicios ni culpa las decisiones que nos vengan bien.

11. Todos tenemos derecho a una educación sexual integral. Este proceso de formación se inicia desde el nacimiento y dura toda la vida. Debe involucrar a todas las instituciones sociales.

12. Todos tenemos derecho a los servicios de salud sexual y a la salud reproductiva. En los centros de salud, el personal médico y de enfermería tiene la obligación de darnos información sobre métodos anticonceptivos, infecciones de transmisión sexual (ITS), salud reproductiva, etc. sin que nadie más tenga que enterarse, además de poner a nuestra disposición de manera gratuita condones y la pastilla del día siguiente. Si se niegan, es discriminación.

13. Tenemos derecho a participar en las políticas públicas sobre sexualidad. Tenemos derecho a conocer y opinar sobre los programas educativos, recreativos y de salud que aprueben l@s funcionari@s públic@s ya que afectan nuestros intereses y salud. También podemos proponer cambios a los mismos. Ninguna autoridad o servidor público puede negarse a escucharnos.

Fuente: http://www.letraese.org.mx/cartilla.htm


Si estás interesado en tomar terapia presencial en la Ciudad de Puebla o a distancia vía Skype, escríbeme a terapia@amparobandera.com


No hay comentarios:

Publicar un comentario