viernes, 4 de abril de 2014

7 Consejos para liberarte de las expectativas



Las expectativas son suposiciones centradas en el futuro que pueden ser realistas o no y son el principal motivo de desilusión, discusiones personales y sentimientos depresivos. El sentimiento de frustración al ver que las cosas resultan distintas a como las habíamos planeado o al recibir una respuesta diferente a la que esperábamos de alguna persona, puede resultar difícil de manejar.
Es cierto que no podemos controlar todo y a todos, así que es mejor empezar a trabajar en nosotros mismos para dejar de tener expectativas y por consiguiente sentirnos más tranquilos y felices.

1.      Acepta que cada quien tiene una forma válida de hacer las cosas, tu estilo no es el único y puedes enriquecerlo con otros puntos de vista.

2.      Deja de colocarte en la posición de víctima por sentir que tu vida es controlada por las malas decisiones de otras personas o por los embates de la vida.

3.      Deja de sentirte miserable creyendo que tu infelicidad hará que todos modifiquen su actuar y su pensar para complacerte.

4.      Si hay algo que necesitas que se haga de una forma determinada, y te molestaría si no sucediera exactamente así, mejor hazlo tú mismo. No deposites la responsabilidad en alguien más. De otra manera, es mejor trabajar en la aceptación y el respeto hacia los demás.

5.      No permitas que la ira y el enojo se apoderen de ti por que las cosas no salen exactamente como habías planeado y nublen tu visión de las cosas que realmente valen la pena.

6.      Hazte responsable del problema. Reconoce tus gustos y tus necesidades en lugar de culpar a otros por tu miseria. Te dejo algunos ejemplos:

-          En lugar de querer que tus compañeros de oficina cumplan a tu ritmo con sus obligaciones, reconoce que tienes problemas para manejar tu ansiedad, tu perfeccionismo y tu necesidad de controlar a otros en temas relacionados con el trabajo.

-          En lugar de decir que nunca sales a fiestas ni a eventos sociales porque a tu pareja no le gusta, porque él quiere estar en casa todo el tiempo y es un aburrido,  asume  que tienes la expectativa de que alguien más se encargue de tu vida social.

-          En lugar de pensar que tu mamá no te quiere o que es una exagerada y no te deja en paz ni un solo momento, asume que tienes un problema por estar tomando sus peticiones razonables como ataques personales.

7.      Aprende a fluir y a adaptarte a lo que se va presentando en tu vida. Disfruta y déjate sorprender.

Si estás interesado en tomar terapia presencial en la Ciudad de Puebla o a distancia vía Skype, escríbeme a terapia@amparobandera.com


No hay comentarios:

Publicar un comentario